olimu

Semilla de Linaza: El alto consumo de ácido alfa linolénico (ALA) reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Consejo de Linaza de Canadá

Las poblaciones con alto consumo de ácido alfa linolénico (ALA)* tienen un bajo riesgo de enfermedades cardiovasculares como enfermedades coronarias (EC) y ataque cardiaco. El ALA es un ácido graso esencial omega-3 encontrado principalmente en plantas; la linaza por ejemplo, es la fuente más abundante de ALA disponibles en la dieta norteamericana.1 El ALA es el precursor del ácido eicosapentaenóico (EPA) y el ácido docoxahexaenóico (DHA), ambos ácidos omega 3 de cadena larga.

Desde los años setentas se ha demostrado que las poblaciones pescadores nativas de Groenlandia, Japón y Alaska tienen bajos índices de enfermedades coronarias, a pesar de comer dietas altas en grasas. Su bajo índice de enfermedades coronarias esta asociado con un alto consumo de EPA y DHA proveniente de pescados y mamíferos marinos.2,3 (El pescado contiene solamente pequeñas cantidades de ALA.4)

Estos ácidos grasos omega 3 de cadena larga han demostrado que: reducen los triglicéridos de la sangre; aumentan el colesterol de alta densidad HDL (el colesterol bueno); reducen la presión arterial; reducen la reactividad de plaquetas y reduce la actividad neutrófila, todas ellas acciones que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades coronarias.5,6 El ALA ofrece también efectos protectores contra enfermedades coronarias e infarto, y sus efectos parecen ser diferentes a los del EPA y DHA.

¿Cuales son los efectos del ALA en los lípidos sanguíneos y el riesgo de enfermedades coronarias?

El ALA, como otros ácidos grasos poli-insaturados de la dieta, influencian procesos fisiológicos y riesgos de enfermedad. A continuación se describen los resultados relevantes de estudios clínicos y epidemiológicos.

Resultados de estudios clínicos

El ALA arroja efectos positivos de lípidos sanguíneos en estudios clínicos. Un estudio en ocho adultos sanos con edad entre 20 y 34 años encontró que el ALA en la dieta era tan eficiente como el ácido oléico (18:1n-9) y ácido linoléico (18:2n-6) para reducir del plasma sanguíneo el colesterol total, el colesterol de baja densidad LDL y el colesterol de muy baja densidad VLDL.7

Otro estudio en 10 jóvenes hombres y mujeres sanos encontró que al consumir panques conteniendo 50g de semilla de linaza por cuatro semanas se redujo el colesterol total del plasma en 6% y el colesterol LDL en 9%. Durante el periodo del suplemento con semilla de linaza el colesterol de alta densidad HDL y los triglicéridos no cambiaron.8 En 15 hombres y mujeres hiperlipémios que habían apenas concluido un estudio de efectos de suplemento de vitamina E en lípidos sanguíneos y productos de oxidación de lípidos, se encontró que la adición de 15g de semilla de linaza molida a su dieta produjo una reducción significativa del colesterol total sanguíneo (-7%) y colesterol de baja densidad LDL (-11%), sin cambiar los niveles de colesterol de alta densidad HDL. Los triglicéridos de la sangre disminuyeron ligeramente pero no significativamente durante el estudio.9

Dos estudios recientes del contenido de fibra de la semilla de linaza refundamentan el efecto de la semilla de linaza en los lípidos sanguíneos. El mucílago de la goma de semilla de linaza, al igual que otras fibras nutrimentales solubles,10 afectan el nivel de colesterol sanguíneo, como se demuestra en un estudio de los efectos de semilla de linaza parcialmente desgrasada en los lípidos sanguíneos. La semilla parcialmente desgrasada fue escogida por su alto contenido de gomas de mucílago, aunque tiene menor cantidad de ALA que una semilla de linaza completa en grasa. En un estudio el azar ciego, veintinueve adultos hiperlipémios comieron por tres semanas panqués conteniendo ya sea semilla de linaza desgrasada (cerca de 50g) o salvado de trigo (control). La semilla de linaza parcialmente desgrasada redujo el colesterol total, el colesterol de alta densidad HDL, la apolipoproteina B y apolipoproteina A-1, pero no afectó los radios de lipoproteína sanguínea.11

En resumen, los descubrimientos de estudios clínicos sugieren que al añadir semilla de linaza a la dieta se puede obtener una modesta reducción en los niveles de colesterol total y colesterol de baja densidad LDL, sin cambio en los niveles de colesterol de alta densidad HDL. Se mejora sus efectos benéficos al sustituir en la dieta grasas saturadas por ALA.12

Resultados de estudios epidemiológicos

Los resultados de estudios epidemiológicos sugieren que el ácido graso ALA tiene efectos particulares relacionados al riesgo de enfermedades coronarias. Investigadores del Estudio de Dietas Cardiacas de Lyon sostuvieron la hipótesis que el ALA pudiera tener propiedades únicas antiarrítmicas y antitrombóticas, propiedades que significativamente reducen eventos fatales de enfermedades coronarias. Todos los participantes en este estudio habían sobrevivido un infarto del miocardio. Aquellos que consumían una dieta mediterránea rica en ALA experimentaron una reducción de infracción del miocardio y muertes cardiacas por cerca 70%, pero sin reducción de colesterol y triglicéridos sanguíneos, comparados con un grupo de control que consumían dietas típicas occidentales.13 Se conservó el efecto protector de la dieta mediterránea en una extensión seguida de este estudio. De este análisis original se asoció al ácido graso ALA (pero no EPA y DHA) con protección contra recurrencias de ataque del miocardio.14

En el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud, que empezó en 1986 con un cohorte de 51,529 profesionales de la salud con edades de 40 a 79 años, se encontró un efecto especial preventivo del ALA. Un análisis ajustado a edades de consumo diario de grasas y riesgo de infarto del miocardio entre 43,757 hombres que participaron en la investigación en 1992, encontró que el consumo de ALA, como una proporción del total de energía, estaba inversamente asociado a riesgo de infarto del miocardio y enfermedades coronarias fatales. El efecto del ALA era independiente de otros factores dietéticos y no dietéticos. El consumo de ácidos grasos marinos omega-3 (EPA y DHA) no estuvo asociado con beneficios sobre el riesgo de infarto del miocardio, sugiriendo que los efectos de ALA son diferentes a aquellos de EPA y DHA.15

En el Experimento de Medicación en Factores de Múltiple Riesgo MRFIT en sujetos con cuidado de medicación usual, encontró que el ALA, como porcentaje del total de consumo de energía, estaba inversamente asociado a mortalidad por enfermedades coronarias, enfermedades cardiovasculares y todas las demás causas. El MRFIT fue un experimento preventivo primario entre 12,866 hombres con edad de 35-57 años que tenían un alto riesgo de desarrollar enfermedades coronarias debido hábitos de fumar, presión arterial y colesterol sanguíneo.16

En un análisis de datos del Estudio de Salud de Enfermeras mostró igualmente que las mujeres enfermeras (n=76,283) en el alto quintil de consumo de ALA, bajaron su riesgo relativo de infarto del miocardio fatal y no fatal comparada con aquellas en los bajos quintiles. El Estudio de Salud de Enfermeras empezó en 1976 con un cohorte de 121,700 mujeres enfermeras registradas con edad de 30-55 años.17 Estos descubrimientos soportan la hipótesis que altos consumos de ALA protegen contra eventos cardiacos fatales.

¿Cuáles son los efectos del ALA ante el riesgo de ataque cardiaco?

El ALA puede reducir el riesgo de ataque, de acuerdo con los datos del experimento MRFIT. El análisis del MRFIT en sujetos con incidentes fatales o no fatales de infarto que fueron seguidos por 6.9 años, encontró que el ALA y el contenido de esteres de colesterol sanguíneo y fosfolípidos estaban inversamente asociados con riesgo de infarto. El ácido graso ALA fue asociado con una reducción del 30% del riesgo de infarto considerando la desviación estándar.18

¿Cómo protege el ALA en contra de enfermedades cardiovasculares?

El ALA tiene dos efectos biológicos que pueden explicar la protección en contra de infarto, arritmia, infarto del miocardio y otros eventos cardiovasculares. Estos efectos incluyen los siguientes:

El ALA modifica los fosfolípidos de las membranas: El contenido de ALA de los fosfolípidos sanguíneos, triglicéridos y /o ésteres colestériles puede ser aumentado de 2 a 8 veces con el suplemento en la dieta de semilla de linaza o aceite de linaza, durando el efecto hasta cuatro semanas.19-21 Aumentando el contenido de ácidos grasos omega-3, los fosfolípidos de la membrana aumentan la fluidez y alteran las funciones de ella misma, cambios que pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares al influenciar el intercambio de iones de calcio a través de la membrana.22

El ALA interfiere con la producción de eicosanoides: El ALA compite con el ácido linoléico y la enzima 6 delta desaturacea que convierte el ácido linoléico y ácido arachidónico (20:4n-6). El ácido arachidónico es el precursor de eicosanoides (i.e., prostaglandinas, tromoboxanas, y leucotrines), muchos de los cuales promueven agregación de plaquetas, vasoconstricción, y otras actividades trómbóxicas.22 Los medicamentos que reducen la formación de estos eicosanoides pueden ayudar a proteger contra enfermedades cardiovasculares. En un estudio en hombres sanos que consumieron aceite de linaza en su dieta por cuatro semanas, Caughey y colaboradores23 reportaron un disminución significativa de aproximadamente 30% en la síntesis de tromboxana B2 (un metabolito de la tromoxana A2) y prostaglandina E2 .

El estudio de los efectos protectores del ALA contra enfermedades cardiovasculares esta en su infancia. Las futuras investigaciones esclarecerán sus efectos biológicos y sus beneficios en reducir la morbidad y mortalidad asociada con enfermedades cardiovasculares.

Referencias

1. Connor WE. Am J Clin Nutr. 1999;69:827-828.
2. Bang HO and Dyerberg J. Acta Med Scand. 1972;192:85-94.
3. Keys A. Circulation. 1970;41(Suppl I):I-62-I-79.
4. Nettleton JA. J Am Diet Assoc. 1991;91:331-337.
5. Rotondo D. Biochem Soc Trans. 1995;23:291-296.
6. Harris WS. Am J Clin Nutr. 1997;65(Suppl):1645S-1654S.
7. Chan JK, et al. Am J Clin Nutr. 1991;53:1230-1234.
8. Cunnane SC, et al. Am J Clin Nutr. 1994;61:62-68.
9. Bierenbaum ML, et al. J Am Coll Nutr. 1993;12:501-504.
10. Spiller RC. Pharmacol Therap. 1994;62:407-427.
11. Jenkins DJA, et al. Am J Clin Nutr. 1999;69:395-402.
12. Nelson GJ and Chamberlain JG. In: Flaxseed in Human Nutrition. Cunnane SC and Thompson LU, eds. Champaign, IL: AOCS Press, 1995, pp. 187-206.
13. de Lorgeril M, et al. Lancet. 1994;343:1454-1459.
14. de Lorgeril M, et al. Circulation. 1999;99:779-785.
15. Ascherio A, et al. Br Med J. 1996;313:84-90.
16. Dolecek TA. Proc Soc Exp Biol Med. 1992;200:177-182.
17. Hu FB, et al. Am J Clin Nutr. 1999;69:890-897.
18. Simon JA, et al. Stroke. 1995;26:778-782.
19. Cunnane SC, et al. Br J Nutr. 1993;69:443-453.
20. Mantzioris E, et al. Am J Clin Nutr. 1994;59:1304-1309.
21. Li D, et al. Am J Clin Nutr. 1999;69:872-882.
22. Nair SSD, et al. J Nutr. 1997;127:383-393.
23. Caughey GE, et al. Am J Clin Nutr. 1996;63:116-122.

*La fórmula química del ácido graso ALA es 18:3n-3, que denota el número de átomos (18), el número de dobles ligaduras (3) y la familia del ácido graso (n-3). El nombre de la familia especifica la posición de la primera doble ligadura contando el número de átomos de carbón desde la punta metil de la cadena del ácido graso

© Consejo de Linaza de Canadá, 465-167 Lombard Ave., Winnipeg, MB, Canada R3B 0T6, flax@flaxcouncil.ca, Sitio en la red . Traducción Luis Espinosa-Cerón . Publicado en este sitio con permiso y cortesía del Consejo de Linaza del Canadá

Acerca de nosotros | Mapa del sitio | Pólitica de privacidad | Contactar |© olimu, L Espinosa-Google ¡CSS Válido! Wildcard SSL Certificates